No tengo planes

Ni para esta entrada, ni para el día de mañana, ni para el mes entrante. Lo que sí tengo son ganas, aunque a veces no se transparenten. Estoy acá sentada delante de la computadora, escuchando música que no conozco ni me gusta particularmente (hay que dar oportunidades), mientras afuera llueve con esa llovizna desabrida que carece de la belleza del aguacero. Es domingo. Los domingos solemos inventarlos como excusa de antesala para el comienzo. Hoy está permitido no hacer nada porque mañana comienza la vida. Y por eso mismo hay más espacio para la reflexión. El nublado nos ayuda a descansar la vista, logrando que los pensamientos broten sin distraerse. No tengo planes, ya lo dije, y a la vez tengo miles.
Trato de escribir esto sin emitir quejas hacia nada, son sólo palabras. Me ayuda describir. Como no tengo planes puedo escribir lo que se me antoja. Tengo abiertas cinco pestañas y parece que la vida pasara por allí. Lo que se detiene afuera se condensa acá adentro. Soy tan consciente de las pestañas del navegador como de las mías. En una leo recomendaciones de una blogger descubierta hace poco, tiene algo que me gusta aunque no comparto mucho de lo que publica. En la otra, Spotify, con el soundtrack de una serie que, oh casualidad, me produce algo así como esta chica. En la tercera está mi lista de cosas para hacer, que ya la destruí y reconstruí muchas veces y los mismos ítems siguen sin tacharse. En la cuarta, mi blog donde junto las fotografías que más me gustan, busco una que me inspire para una sesión próxima. La quinta es ésta, donde busco plasmar palabras que no encuentro. Las llamo pero no quieren venir. Releo este párrafo y me siento muy contemporánea. Hay algo en eso que me incomoda. Como si estuviera dividida entre lo primitivo y la novedad (lo estoy).
Funciono por frenesí. Si algo me cuesta es la constancia. Me enganché a escribir mucho en diciembre del año pasado, continué así todo el verano hasta llegar al hoy. Acá me estanqué. Así puedo contar el resto de mis intereses. Tengo una idea que da vueltas y me da miedo concretar, pero al menos mi interés está ahí. Surgió de la noche a la mañana y por eso me vuelve loca. Si la dejo pasar, adiós. Esto es un recordatorio para mi persona.
No sé de qué vine a hablar, perdón, a escribir. Es solo eso, vomitar palabras hacia el espacio exterior, como la botella que se abandona en el mar. Una vez hice eso en el río, muy poco consciente de estar contribuyendo a su contaminación (paf). Me gusta usar la palabra vomitar, me parece muy expresiva. Si escribimos es porque queremos devolver algo que hay dentro nuestro, y esto no siempre es voluntario.
Quiero viajar. Deben ser incontables las veces que escribí esto, acá, en un cuaderno o en cualquier lado. Tengo ganas de dormir en una carpa en la montaña, levantarme al amanecer y fotografiar la niebla invernal. Esta sería mi respuesta ahora, en cualquier momento en el que se me preguntara qué tengo ganas de hacer. Se podría intercambiar con un tengo ganas de tren, de selva amazónica, de catarata islandesa o volcán africano. Pero ahora, ya ya, las ganas son de ruta argentina. Mi mente se entretiene en paradores abandonados, pueblos pequeñitos, vías de ferrocarril, campo infinito. Ruta pampeana. Sin embargo, ahí hay otra cosa, algo lúgubre que pertenece al pasado.
Lo que quiero es focalizar, es mentira que no tengo planes. Los tengo a gran escala. Y eso está buenísimo, pero estoy esquivando el ahora. No hay forma de llegar a esos planes sin el ahora. Influye en todo. Quiero escribir y no tengo nada que decir porque no estoy haciendo nada justamente. Entonces termino escribiendo para convencerme de hacer algo. Un círculo vicioso más de la vida. Supongo, entonces, que de estas pestañas que me rodean (sí, me rodean) debo extraer lo importante. El sentimiento de esa chica que escribe, el acorde que forman las guitarras y la mirada que pulveriza la pantalla. Pulverizar también me gusta.
La música me susurra: echale leña al fuego, echale leña que hay que seguir. No se puede hacer otra cosa, no existe el marcha atrás. Entonces, sigo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s